Los bloques de construcción del cabello: la cutícula

Para ofrecer las mejores soluciones de tratamientos a la clientela de tu salón, es importante que los peluqueros tengan una comprensión integral de la delicada estructura capilar. En esta serie de artículos de Essential Skills, el equipo de ASK Education analiza de cerca los bloques de construcción del cabello, comenzando por la cutícula.


La cutícula

La cutícula es la capa exterior del cabello, formada por células planas queratinizadas que se superponen en una dirección descendente desde las raíces hasta las puntas, de manera similar a un cono de abeto. Esta estructura multicapa contiene entre 6 y 10 capas de células superpuestas.


La cutícula es un buen indicador de la salud capilar: el cabello sano presenta una cutícula lisa y plana que es translúcida y refleja la luz, lo que confiere suavidad y brillo al cabello. Si la cutícula está dañada o, en algunos casos, ni siquiera existe, el cabello tiene un tacto áspero y se vuelve vulnerable a los daños mecánicos o químicos.


Los factores externos que pueden dañar la cutícula son los rayos UV, la oxidación del aire y el agua o el estrés mecánico causado por el peinado y el cepillado con calor. Los tratamientos químicos como la coloración, el alisado o el rizado permanente también pueden causar estrés y dañar la cutícula.


Las cutículas saludables son el resultado de capas lipídicas en la cutícula externa que hacen que cada mechón de cabello repela el agua y sea suave. Esta capa lipídica consta de cadenas de 21 hidrocarburos y ácidos grasos, unidos químicamente a una matriz proteica subyacente. Se trata del protector principal del cabello virgen y, por lo tanto, es una consideración clave en el cuidado capilar. Cuanto más se dañe químicamente el cabello o se debilite mecánicamente, menos capa lipídica protectora conservará.

 

Los bloques de construcción del cabello: la cutícula