La Mezcla de Color para el Cabello es más compleja de lo que parece

La mezcla de color para el cabello puede parecer un paso rápido y fácil, pero en realidad este proceso requiere mucha reflexión y consideración.

Los productos de color para el cabello siempre deben estar preparados tras el análisis del cliente y con la debida consideración para los procedimientos de tratamiento del cabello. Por ejemplo, la aplicación de un color en un cabello fino tendrá un efecto diferente a la aplicación del mismo color en un cabello grueso. Si se aplica la misma cantidad de color calculada para un cabello normal en un cabello fino, el resultado final será una tonalidad más oscura ya que la misma cantidad de pigmentos activos se concentrarán en un área más pequeña.

En forma similar, otros aspectos únicos de un individuo se deben tomar en consideración, tales como la porosidad, el porcentaje de cabello blanco en un cabello maduro, ¡así como también las aspiraciones del mismo cliente con respecto al color final! La preparación exacta de los productos de color para el cabello es específica de la marca, sin embargo existen pautas generales comunes a todos los productos.

Cuando se mezcla el peróxido de hidrógenos con un álcali (normalmente amoníaco), comienza inmediatamente una reacción oxidativa, tanto los colores permanentes como los demi-permanentes son oxidantes. Este proceso tiene un tiempo de reacción limitado, por lo que es importante aplicar los colores recientemente mezclados tan pronto como sea posible. No hacerlo puede evitar que se logre el color buscado debido a una aclaración insuficiente o a un depósito y revelado insuficiente de los pigmentos.

Colores con Base Vegetal
La henna y otros ingredientes vegetales se deben mezclar con agua caliente para crear una pasta espesa, aplicarlos y dejarlos actuar por un máximo de una hora según el tipo de cabello. Se suelen agregar diferentes ingredientes a la henna para alterar sus cualidades tonales, por ejemplo camomila, nuez, añil, vino tinto o te.

Colores Semi-Permanentes

Estos se encuentran listos para una aplicación inmediata. Normalmente es posible mezclar colores, ya que el proceso no es oxidativo.

Colores Demi-Permanentes
Los colores demi-permanentes pertenecen a un grupo de productos que se situa entre los colores permanentes y los semi-permanentes. Estos contienen una mezcla de pigmentos directos activos o revelados y para-pigmentos sin activar. Los precursores del color son oxidativos y, por lo tanto, necesitan reaccionar con oxígeno para poder activarse. Debido a esto, los colores demi-permanentes se deben mezclar con una solución suave de peróxido de hidrógeno.

Debido a que se utilizan precursores del color en este producto, se debe realizar una prueba de la piel.

Colores Permanentes
Los colores oxidativos permanentes no están listos para utilizarse y deben mezclarse con peróxido de hidrógeno antes de aplicarlos en el cabello.

Los colores oxidativos siempre se mezclan con peróxido, normalmente en partes iguales de peróxido y de crema de color. Los químicos siempre se deben preparar en un bol que no sea metálico ya que el metal reacciona negativamente con el peróxido. Mézclelos con un pincel aplicador de plástico o alguno similar y deje descansar brevemente para estabilizar la solución.

El uso de la balanza es muy recomendado, preferentemente un modelo electrónico que permita al usuario volver la lectura a cero a medida que agrega ingredientes adicionales a la fórmula. Los decolorantes también se mezclan en forma similar, aunque pueden presentarse en crema o polvo.

Los tubos de color suelen estar marcados para mostrar qué cantidad de químico se ha utilizado; el peróxido de hidrógeno, sin embargo, se presenta en varias potencias pre-mezcladas lo que permite un mayor control sobre la intensidad del efecto en el cabello. La potencia del peróxido de hidrógeno se mide como un porcentaje o en volúmenes; por ejemplo un 3% es equivalente a 10 volúmenes.

más etiquetas