Actúe de manera Segura ante las Reacciones Alérgicas

Ofrecemos productos que se han sometidos a pruebas intensivas para garantizar su seguridad y eficacia. Sin embargo, por muy exhaustivas que hayan sido las pruebas, nunca se pueden descartar por completo reacciones de incompatibilidad, como una irritación del cuero cabelludo o una reacción alérgica.

 

"Alergia" es un término que a menudo se emplea incorrectamente para describir todo tipo de reacciones adversas. Se pueden experimentar dos tipos principales de reacciones adversas: reacciones irritantes y reacciones alérgicas. De hecho, la diferencia entre sufrir una irritación debida a una sustancia y tener una alergia a dicha sustancia es significativa. Ambos tipos de reacciones adversas pueden ser problemáticas tanto para ti como para tus clientas, pero aprender a detectar los primeros síntomas y saber qué hacer cuando aparezcan (como se describe en las secciones siguientes), puede contribuir a convencer a tu clienta de que estás actuando con profesionalidad. En este blog, te explicaremos las diferencias entre las reacciones alérgicas e irritantes, cómo reconocer y actuar ante las reacciones adversas y las diversas estrategias destinadas a evitar que se produzcan reacciones.

 

Las reacciones alérgicas

Una persona que sufre una reacción alérgica es "sensible" a esa sustancia particular. Se trata de una reacción individual. La sensibilidad es crónica. Los síntomas típicos son: enrojecimiento, hinchazón, formación de edemas (por ejemplo, en el rostro) y una sensación de picor más que de ardor en la piel. El tiempo transcurrido hasta la aparición de los síntomas tras la aplicación del producto puede oscilar entre unos minutos ("hipersensibilidad inmediata") y uno o incluso dos días ("alergia de contacto", por ejemplo, reacción al níquel presente en determinados metales). En general, las alergias a los productos de peluquería son poco frecuentes si se tiene en cuenta que estos productos se aplican millones de veces al día. Esos casos contados se deben a la aplicación de colorantes capilares.

 

Las reacciones irritantes son más comunes que las reacciones alérgicas, aunque también son muy poco frecuentes. Un reacción de tipo irritante se produce durante o poco después de la aplicación de un producto. Los síntomas típicos de una reacción irritante son: enrojecimiento de la piel limitado a la zona de aplicación del producto y sensaciones de ardor más que de picor. Estas reacciones generalmente desaparecen poco después de suspender el uso del producto causante del problema.

 

Recomendaciones generales: pueden producirse síntomas graves o incluso potencialmente mortales en su salón que no guarden ninguna relación con la aplicación del producto. Asegúrese de que todos los empleados estén familiarizados con los procedimientos de primeros auxilios estándar y que dispongan del equipo correspondiente (teléfono de urgencias, botiquín de emergencias, etc.).

 

Prevención de las reacciones alérgicas

Durante la consulta inicial, pregunta a la clienta si padece alguna alergia o si alguna vez ha experimentado una reacción debida a la aplicación de productos cosméticos, tatuajes de henna y/o permanentes o maquillaje permanente. Asegúrate de que su cuero cabelludo no esté irritado ni dañado —en ese caso, no debes realizar la coloración.

 

Antes de la aplicación de cada producto, la clienta debería someterse a una prueba de alergia u otra evaluación (cuestionario), tanto si se trata de una nueva clienta como de una clienta habitual, ya que es posible desarrollar alergia a una sustancia pasado un tiempo. Ten en cuenta que es necesario realizar la prueba de alergia 48 horas antes del servicio de color, lo cual puede ser un inconveniente; sin embargo, si se explica correctamente, la mayoría de clientas apreciarán el cuidado y la atención profesionales que están recibiendo. Es importante ser consciente de que la ausencia de reacción en la prueba de alergia no garantiza que no se vaya a producir una reacción alérgica como resultado de un futuro proceso de coloración capilar. Sin embargo, esta prueba es una medida de seguridad importante. Informa a tu clienta de que es necesario consultar a un médico si tiene cualquier duda, o si tú tienes dudas.

 

Prepara siempre una tarjeta de registro para cada clienta y documenta toda la información pertinente según las recomendaciones formuladas anteriormente. Además, registra también la fecha y los resultados de la prueba de alergia u otra evaluación. Si es necesario, obtén la firma de la clienta con el fin de confirmar que se realizó una consulta.

 

Te sugerimos que incluyas la información siguiente:

  • Fecha de los servicios de coloración
  • Reacciones alérgicas experimentadas en el pasado (henna, maquillaje, coloración capilar)
  • Estado del cuero cabelludo y del cabello
  • Fecha y resultado de la prueba de alergia
  • Producto aplicado (marca, tono, código de lote y proporción de la mezcla)

Reconocimiento de las reacciones alérgicas y medidas de actuación

Por favor, sigue las instrucciones de seguridad y las instrucciones de uso, de modo que se conviertan en la práctica diaria en tu salón. Te recomendamos que guardes una tarjeta de registro de la clienta para futuras consultas. Una consulta profesional con tu clienta debería ser una parte esencial de todas las coloraciones Schwarzkopf Professional.

 

Sigue las directrices anteriores para reconocer las primeras fases de una reacción. Si se produce una reacción, suspende inmediatamente el tratamiento y aclara el producto del cabello y del cuero cabelludo con agua tibia. No repitas la coloración y evita la aplicación de cualquier producto si los síntomas persisten. Informa inmediatamente a la clienta de que debe acudir a un médico o dermatólogo si los síntomas no mejoran rápidamente.

 

Por favor, recuerda siempre documentar todo tipo de acontecimientos adversos, así como de informar a nuestro Equipo de Atención a los Socios Profesionales sobre todas las reacciones adversas.